Archivo de la etiqueta: pibes chorros

Buscando una nueva vida

Por Juan Federico

“Cuando vamos a Tribunales, nos dicen: Ustedes hicieron esto y esto otro y… pum, al instituto. Pero nunca nadie nos ha preguntado por qué lo hacemos. A nadie le interesa entender por qué robamos. No tenemos padre, la mamá tiene muchos hijos, no alcanza para comer… pero nadie quiere saber cómo empezó tu vida a ser una mierda”. El que apunta es Roberto (18), un adolescente en conflicto con la ley. Sigue leyendo

Punición en bolsa

El sociólogo francés Michel Foucault afirmó que “la conservación del sistema penal no interesa porque prevenga nada, sino por la forma de poder que ejerce y que se traduce en vigilancia de toda la población”.

Y a esto, el polaco Zygmunt Bauman, otro sociólogo, le agregó otra función, ya que, desde su óptica, “en las circunstancias actuales (la cárcel) es una alternativa al empleo; un método para neutralizar y deshacerse de una parte importante de la población a la que no se necesita como productora ni para la cual hay trabajo al que deba ser ‘devuelta’… Lo que sí importa es que permanezcan allí. No fue diseñada como una fábrica de disciplina ni de trabajo disciplinado, sino de marginación”.

Por lo tanto, siguió Bauman, el número de personas que están en la cárcel o aguardan condenas probables crece rápidamente en casi todos los países. Esto trae aparejado un repentino incremento de las construcciones de prisiones en todas partes.

Al respecto, sin caer en una relación automática entre desempleo y delito, el noruego Nils Christie, profesor de criminología de la facultad de Leyes de la Universidad de Oslo, sostuvo que está “absolutamente convencido de que una mujer o un hombre desocupados tienen mucha dificultad para enseñar a sus hijos a respetar la sociedad, ya que su autoridad fue cercenada”.

Es así que, al tomar conciencia del potencial económico de la punición, en muchos países el mercado privado se sumó a la lucha contra el mal. En los Estados Unidos, cada vez hay más cárceles privadas, donde muchos sostienen que, en el afán de lucro, hasta sirven comida en pésimas condiciones. Ya en 1998 una de las empresas norteamericanas de prisiones privadas, la Corrections Corporation, figuraba entre las cinco empresas de más alta cotización en la Bolsa de New York.

“Al fin y al cabo, las cárceles quieren decir dinero”, concluyó Christie.