Archivo mensual: abril 2009

Ir de putas, o el consumo de mujeres

¿Por qué un hombre se hace prostituyente? ¿Cuál es la relación entre imperio, mercado y prostitución? ¿Qué ocurre con la masculinidad? ¿Por qué hablar de legalización es una trampa? ¿Qué pasa con muchos hijos de familias “progres” frente a este tema? El psicoanalista Juan Carlos Volnovich acaba de publicar su libro Ir de putas y en esta conversación con lavaca profundiza el significado y los mitos alrededor de la prostitución, como clave para entender buena parte del presente. Sigue leyendo

Son chicos, no delincuentes

A partir de esta nota, proponemos una serie de pensamientos en torno a la polémica sobre la supuesta necesidad de bajar la edad de imputabilidad de los chicos y adolescentes. Desde este blog, nuestra posición: el planteo es una payasada. Hoy, les entregamos la opinión del psicoanalista Juan Carlos Volnovich, especializado en niños (extracto de una entrevista publicada en el Portal Educativo del Estado argentino).

“Estamos volviendo (¿es que alguna vez nos fuimos?) a la figura del niño pecador…y del niño criminal también. Lo que sucede es que nuestra generación, al no poder garantizarle a sus hijos el bienestar que los padres les garantizaron a ellos, es una generación que alberga un sentimiento de culpa inconsciente ineludible. Este sentimiento de culpa que acosa al sujeto, reclama algún alivio, algún paliativo, algún atenuante. Y uno de los modos de aliviar esta culpa es instalar en el imaginario social la imagen de los niños asesinos, peligrosos y violentos. Si bien desde Freud en adelante venimos escuchando “se acabó el paraíso de la infancia, los niños no son santitos y existe una sexualidad infantil”, los medios tienden a instalar en el imaginario la figura de niños peligrosos de modo tal que la gente “decente” no sólo tendría que cuidarse de la violencia que aportan los adultos, los desocupados, los drogadictos, los “villeros”, los “negros”, sino también de los niños, olvidándose que son, en verdad, las principales víctimas. Se está instalando en el imaginario el modelo de niños violentos y asesinos para quienes la opinión pública pide mano dura. De manera tal que el sentimiento de culpa de los adultos al ver la multitud de niños que están destinados al exterminio por la exclusión del reparto de bienes y de riquezas; la mala conciencia, se tranquiliza diciendo: se lo merecen por asesinos, etc. Es así como los medios de comunicación de masas contribuyen a instalar en el imaginario social la figura de niños peligrosos, de los que hay que cuidarse, a los que hay que aplicarles las mismas penas que a los adultos. En definitiva, bajar la edad de imputabilidad”.

Realidades encontradas

dsc_0046

Celebración de la Fantasía

Por Eduardo Galeano (El Libro de los Abrazos)

Fue a la entrada del pueblo de Ollantaytambo, cerca del Cuzco. Yo me había despedido de un grupo de turistas y estaba solo, mirando de lejos las ruinas de piedra, cuando un niño del lugar, enclenque, haraposo, se acercó a pedirme que le regalara una lapicera. No podía darle la lapicera que tenía, por que la estaba usando en no sé que aburridas anotaciones, pero le ofrecí dibujarle un cerdito en la mano.

Súbitamente, se corrió la voz. De buenas a primeras me encontré rodeado de un enjambre de niños que exigían, a grito pelado, que yo les dibujara bichos en sus manitas cuarteadas de mugre y frío, pieles de cuero quemado: había quien quería un cóndor y quién una serpiente, otros preferían loritos o lechuzas y no faltaba los que pedían un fantasma o un dragón.

Y entonces, en medio de aquel alboroto, un desamparadito que no alzaba mas de un metro del suelo, me mostró un reloj dibujado con tinta negra en su muñeca:

-Me lo mandó un tío mío, que vive en Lima -dijo

-Y anda bien -le pregunté

-Atrasa un poco -reconoció.

Más allá de los números

Por Carlos del Frade

Los trabajadores del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos han denunciado que la intervención impuesta hace más de dos años no solamente atenta contra los números, sino fundamentalmente contra el pueblo más necesitado. 

Sin estadísticas confiables los sectores más perjudicados son aquellos que se tornan invisibles detrás de las mentiras o los dibujos numéricos.

Cuanto menos se sepa, más dolor habrá entre las mayorías de la Argentina. Sigue leyendo

Realidades encontradas

100_6055

Pegarle a un maestro

Publicado en ocasión del asesinato del maestro Carlos Fuentealba, quién el 4 de abril de 2007, mientras prostestaba junto a un grupo de docentes en la ruta nacional 22, en cercanías del paraje Arroyito,  en Neuquén (Argentina), fue reprimido por la Policía y recibió un disparo mortal de un cartucho de gas lacrimógeno.

Por Mex Urtizberea

Lo sabe un chico de cuatro años, de salita celeste, que ni siquiera sabe hablar correctamente.

Lo sabe un chico de seis años, que ni siquiera sabe escribir.

Lo sabe un chico de doce años, que desconoce todas las materias que le deparará el secundario.

Lo sabe un adolescente de diecisiete años, aunque sea la edad de las confusiones, la edad en la que nada se sabe con certeza.

Lo saben sus padres.

Lo saben sus abuelos.

Lo sabe el tutor o encargado.

Lo saben los que no tienen estudios completos.

Lo sabe el repetidor.

Lo sabe el de mala conducta.

Lo sabe el que falta siempre.

Lo sabe el rateado.

Lo sabe el bochado.

Lo sabe hasta un analfabeto.

No se le pega a un maestro.

No se le puede pegar a un maestro.

A los maestros no se les pega. Sigue leyendo