Archivo mensual: noviembre 2009

“Café con leche”

Por Juan Federico

¿Para qué levantar una chica, subirla a un auto, manosearla y devolverla a la calle? Esa es la primera pregunta que surge al conocer que hay más de 70 denuncias de esta índole que están siendo investigadas en la ciudad de Córdoba.

Las respuestas aún no están claras, pero las hipótesis se orientan hacia las redes que esclavizan mujeres. El rapto se trataría de una primera acción dirigida en dos direcciones.

Uno, para medir la resistencia de la víctima e intentar robarle algún documento.

Dos, para cosificar a la mujer, que sienta que ella es sólo  una cosa que depende de la voluntad de sus captores. Manosearla y largarla a la calle, para que perciba que el otro tiene el poder de hacer con ella lo que quiere. Se trata de debilitarla psicológicamente.

Luego de la captación, las bandas dedicadas a la trata de personas pasan a una segunda etapa para vulnerar la estima de la víctima. Diferentes “cafishio” abusan de ella de distintas maneras, para minar sus defensas hasta que la mujer interiorice que ya no podrá escapar de ese infierno. Es entonces que se resigna a “colaborar” con sus captores para intentar “suavizar” su calvario.

Recién es ese momento, la víctima pasa a manos de otro “fiolo” que aparenta ser más benevolente que los anteriores, que simula cuidarla, siempre y cuando ella no ponga reparos en reír cuando está con un cliente. A este “cafisho” las mujeres sometidas lo llaman “café con leche” porque “es el más bueno”.

¿En qué prostíbulos trabajan las esclavizadas? ¿En los mismos que funcionan bajo el eufemismo de “whiskerías” y que los concejales cordobeses quieren habilitar sólo para baile eróticos para lo que exigen carné sanitario y análisis de HIV?

En la provincia de Córdoba está prohibido por ley el trabajo sexual si hay intermediarios (léase “fiolo”, “cafishio” o “madame”) entre el/la trabajador/a sexual y el cliente. Sin embargo, no hace falta ser un avezado investigador policial para darse cuenta de que en la provincia abundan los prostíbulos regenteados. Sólo con leer los clasificados de un diario la Policía  y la Municipalidad podría localizarlos.

Córdoba, una escala en la ruta de la trata

Desde mayo pasado, cuando se decidió unificar la investigación de todos los casos, la fiscal Eve Flores recibió 106 denuncias sobre supuestos raptos de mujeres jóvenes en la calle. Sólo se archivaron 36.

Por Juan Federico

El 6 de mayo de 2009, luego de una escalada de denuncias sobre supuestos intentos de raptos de mujeres jóvenes en la vía pública, el fiscal General Darío Vezzaro ordenó que todos los casos de esta índole fueran derivados a la fiscalía Distrito 3 Turno 3, a cargo de Eve Flores, considerada una especialista en el delito de trata de personas.

La resolución no comprende los casos “puros” de trata de personas, debido a que es un delito federal, sino las denuncias en los que hay indicios de ataques a la intimidad o abusos sexuales. Desde que comenzó a regir la medida, ingresaron en el despacho de la fiscal 106 denuncias, algunas de las cuales habían sido hechas en 2008.

Todas las presentaciones refieren casos de mujeres abordadas en la calle con propósito o tentativa de abuso sexual o de privación ilegítima de la libertad. De estas denuncias judiciales, sólo el 30 por ciento fue desestimada.

Sigue leyendo

Whiskerías, bares, prostitución y trata de personas

Por Mariana Pérez Villalobo (abogada)

En la temática relativa a la habilitación provista por municipios y comunas a los locales denominados whiskerías, cabarés o bares se encubre falazmente ya no una evasión relacionada con las exigencias legales para su funcionamiento, sino la verdadera actividad que en esos locales se despliega y que genera abultadas ganancias para las redes esparcidas en el mundo entero: la trata de mujeres con fines de explotación sexual. Sigue leyendo