Archivo mensual: mayo 2011

La ruta oscura de los precursores químicos

La facilidad con la que los narcotraficantes obtienen las sustancias en Córdoba es el principal motivo de la proliferación de “cocinas” de cocaína.

Por Juan Federico

El pasado jueves 31 de marzo, al anochecer, los efectivos policiales que irrumpieron en una casa de barrio Maldonado, al este de la ciudad de Córdoba, al fin cantaron “bingo”: encontraron a Jerónimo Oscar Toranzo (62, alias “Momasa”) junto a cuatro kilos de cocaína recién producidos. El hombre, dijo el comisario general Mario Nieto, jefe de la Dirección General de Lucha contra el Narcotráfico, sería un eximio “cocinero” de cocaína, cuya fama habría traspasado los límites de la provincia. Al momento de ser capturado, según la investigación, estaba preparando un encargo para la provincia de San Luis.

También de ese sector de la ciudad era la banda que tenía una “cocina” móvil de cocaína y que fue aprehendida el pasado viernes 13 en Agua de Oro, 56 kilómetros al norte de la Capital cordobesa. “Nos costaba encontrarlos porque se movían a distintos lugares para ‘cocinar'”, confió Nieto.

Se les secuestraron 19 kilos de cocaína recién producida, 250 gramos de pasta base y 10 litros de precursores químicos (acetona, ácido sulfúrico y éter), según lo informado por la Policía.

¿Qué tienen en común estos dos casos conocidos en las últimas semanas? Que desnudan la relación directamente proporcional entre la proliferación de “cocinas” de cocaína en la provincia y el desmanejo en el mercado de los precursores químicos, según sintetizó una alta fuente de la Justicia federal.

Estas sustancias, de fabricación legal, son imprescindibles para que la pasta base de cocaína boliviana, peruana o colombiana termine por multiplicarse en clorhidrato de cocaína. Se trata de un proceso que se inicia en alguna selva latinoamericana y culmina en la ciudad de Córdoba, en donde los “narcos” se proveen de parte de los químicos necesarios para la producción de la droga: ácido sulfúrico, carbonato de sodio o potasio, permanganato de potasio, éter (se lo utiliza como disolvente porque se evapora rápido) y acetona. Sigue leyendo

Cómplices de la trata de personas

Por Juan Federico

Sólo en la ciudad de Córdoba existen por lo menos 100 prostíbulos, pese a que por ley están prohibidos desde la década de 1930.

En el país, la única prostitución que está permitida es la que ejercen las mujeres solas que se paran en una esquina o que trabajan en un departamento privado, sin la mediación de proxenetas, “rufianes”, “madamas” o “maridos” que se quedan con un porcentaje importante de sus ingresos.

Sin embargo, vaya paradoja, son las legales las que más sufren el acoso policial. Desde hace años, desde la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas (Ammar) se viene denunciando que, bajo la aplicación del Código de Faltas –un código que en realidad está en falta–, las trabajadoras sexuales que eligen hacerlo por su cuenta sufren una permanente persecución de la Policía, que las detiene bajo figuras ambiguas, como “prostitución escandalosa” o “merodeo”.

De esta manera, agregan desde la organización, cansadas de finalizar cada noche en un calabozo (o realizando “favores” a los policías que patrullan), muchas mujeres terminan por recaer en prostíbulos, donde el proxeneta se lleva la mejor tajada.

Esta actitud policial, que persigue en mayor medida al eslabón más débil de esta cadena, deriva en la poca investigación de los prostíbulos que, además de estar prohibidos, son los sitios donde se consuma la trata de personas, donde muchas mujeres son obligadas a ejercer la prostitución.

Pero no toda la complicidad se reduce a la Policía. ¿Por qué la Municipalidad de Córdoba, como otros municipios y comunas de la provincia, a sabiendas de que los prostíbulos y el proxenetismo están prohibidos desde hace más de 70 años, permiten que éstos figuren bajo formas encubiertas como “bares”, whisquerías u otros eufemismos? ¿Para qué se les exige libretas sanitarias y análisis de VIH a las mujeres que, en teoría, sólo van a servir copas en esos lugares?

Que se sepa, son las únicas “mozas” a las que se les pide estos certificados; señal de que, más que incautos, son cómplices.

Publicado en el diario La Voz del Interior, Córdoba, Argentina, el jueves 26 de mayo de 2011.

Investigan a policías en caso de trata

Es una derivación de la denuncia de una joven paraguaya que dijo haber sido sometida en whiskerías de Las Perdices y Hernando.

Por Juan Federico

La Justicia Federal de Villa María investiga la presunta complicidad policial en el funcionamiento de whiskerías de Las Perdices y Hernando, en el departamento Tercero Arriba, en las que se denunció un caso de trata de personas.

Esta investigación, según confiaron fuentes policiales y judiciales, es una derivación del caso publicado el lunes pasado, en el que se daba cuenta de que cuatro personas, tres hombres y una mujer, habían sido detenidos el último fin de semana sospechados de integrar una red que, bajo engaños, redujo a esclavitud sexual a una joven paraguaya. Sigue leyendo

Otra vez el horror en prostíbulos cordobeses

Una joven paraguaya denunció que fue sometida en whiskerías de Las Perdices y Hernando. La captaron prometiéndole trabajo como empleada doméstica y le retuvieron a su hija.

Por Juan Federico

Cuatro detenidos, tres hombres y una mujer, fue el saldo de una serie de allanamientos practicados en las últimas horas por la Policía de Córdoba luego de que una joven paraguaya denunciara haber sido sometida en un prostíbulo de Las Perdices, 187 kilómetros al sudeste de la Capital provincial.

Según confiaron fuentes con acceso a la causa, la investigación comenzó a fines de abril, cuando una joven de 23 años relató en la Fiscalía Federal de Villa María su calvario: aseguró que en enero pasado, cuando ella vivía en Corrientes, fue contactada por una persona que le ofreció viajar a Hernando, en la provincia de Córdoba, para trabajar como empleada doméstica en una casa de familia.

La mujer no sospechó nada extraño y aceptó, tentada en lo económico. El supuesto empleador le envió los códigos de los pasajes de ómnibus, que él abonó desde Córdoba, y ella en febrero arribó a Hernando, junto a su hija de 4 años.

Cuando llegó, en la misma terminal la estaban esperando para conducirla hacia el domicilio en el que ella creyó que iba a trabajar. Pero, a partir de entonces –según la denuncia–, todo cambió en su vida para siempre. Sigue leyendo

“Córdoba es ‘el Mercado de Liniers’ de la trata de personas”

Por Juan Federico

“La trata de personas es una delito de lesa humanidad; sin embargo, el abigeato tiene una pena mínima más alta. En Argentina es más grave robar una vaca que esclavizar a un trabajador o sexualmente a una mujer”. La comparación forma parte del análisis de Mercedes Assorati, una especialista en el delito de trata de personas. La politóloga coordinó el proyecto de Fortalecimiento Institucional en la Lucha contra la Trata de Personas en la Argentina de la Organización Internacional de Migraciones y en la actualidad trabaja en el “Programa Esclavitud Cero” de la Fundación El Otro. Sigue leyendo