Archivo mensual: enero 2012

Viaje al infierno cordobés

Cómo funciona el tráfico de mujeres desde el Caribe hacia Córdoba, a través del relato de dos víctimas dominicanas y una colombiana.

Por Juan Federico

“Hacer plaza”. Los proxenetas tienen su lenguaje particular, repleto de códigos, con el que disfrazan el horror diario. De esta manera llaman a la rotación de las mujeres de su propiedad, porque ellos tiene mujeres, han invertido en ellas, en engañarlas, en traerlas desde el Caribe, países vecinos o de otras provincias. Son sus dueños.

“Hacer plaza”. Mujeres dominicanas, colombianas, paraguayas, del norte o de la Mesopotamia argentina pululan por los prostíbulos derruidos que se encuentran diseminados por toda la provincia de Córdoba, a la vera de cualquier ruta, a la vista de quien quiera verlas.

“Hacer plaza”. Víctimas de su país, de la escasez de posibilidades, de la poca formación escolar que recibieron, de la maternidad precoz, de los hombres que las abandonaron. Hijas de la desesperación, se convirtieron en carne de cañón de los proxenetas argentinos, cordobeses, que tienen aceitados mecanismos para contactarlas, envolverlas y lograr, por fin, que dejen lo poco que tienen y se atrevan a soñar con un trabajo mejor, con un ingreso más digno.

“Hacer plaza”. Cuando estas mujeres llegan a Córdoba, los proxenetas borran de un plumazo todo lo prometido. Los trabajos felices no existen para ellas, les remarcan las deudas que tienen con ellos y les señalan un prostíbulo inmundo.

El “fiolo”, quien a partir de ese momento es el dueño de la mujer, elige a la más bonita, a la más dócil, a la más “rendidora”. A las otras mujeres, las rota por prostíbulos de localidades vecinas, las alquila para ver cuáles son las que “mejor andan”. A esto le dicen “hacer plaza”. Por 15 a 30 días de “trabajo”, el dueño de un prostíbulo paga a su “colega” de 2.500 a 6.000 pesos. Si la quiere “comprar”, el piso es de 60 mil pesos. Sigue leyendo

Piden a la Justicia que cierre prostíbulos

El último documento del organismo que controla estas investigaciones critica a jueces y fiscales por no avanzar en la clausura de los inmuebles allanados, lo que contribuye a que la explotación continúe.

Por Juan Federico

Aunque en 2011 hubo casi el doble de investigaciones judiciales por trata de personas en las diferentes sedes judiciales del país con respecto a 2010 (196 causas abiertas hasta octubre del año pasado, mientras que en 2010 se registraron 100 expedientes), el último informe publicado por la Unidad Especial Fiscal Para la Investigación de Secuestros Extorsivos y Trata de Personas (Ufase) alertó que los fiscales y jueces federales del país aún no comprendieron la necesidad de clausurar los prostíbulos allanados.

“Se necesita de funcionarios públicos que se convenzan de la importancia de una activa aplicación de esta ley instaurada para la eliminación del sistema prostibulario, en donde se explota sexualmente a mujeres; y no partiendo de sesgos moralizantes sino a partir de la comprobada circunstancia de que los prostíbulos y los proxenetas generan el terreno fértil a la esclavitud sexual de la mujer y consagran una práctica social discriminatoria que afecta sus derechos humanos”, se lee en la introducción del informe publicado en los últimos días. Sigue leyendo