El calvario de una adolescente en una red de trata sexual


Una joven paraguaya relató cómo fue captada y terminó en un prostíbulo de Córdoba. Quedó embarazada y rompió bolsa con un cliente. Un hombre y una mujer son juzgados.

Por Juan Federico

La chica había cruzado la frontera de manera ilegal. Por balsa y después en ómnibus llegó a Posadas desde su ciudad, Encarnación de Paraguay. Tenía 16 años y el largo viaje continuaría hasta depositarla en Córdoba. Corría 2004 y aunque la primera oferta era para trabajar como empleada doméstica, no le sorprendió terminar en un prostíbulo del “Gordo”, en calle Catamarca.

Allí, declararía años más tarde ante la Justicia, había menores, pero nunca cayó presa porque el regenteador las escondía justo antes de los allanamientos. Alguien le avisaba al proxeneta, concluyó.

Al poco tiempo, quedó embarazada de un cliente. “El Gordo” no la dejó parar. La obligó a continuar prostituyéndose. Rompió bolsa cuando estaba en la cama con otro cliente. A ella y a su beba las llevaron a un domicilio del “Gordo”. “La niña se queda acá, vos volvés al prostíbulo”, le dijeron. Temerosa de no verla más, agachó la cabeza y marchó.

Le llevaba los pañales y la leche a su hija, pero no podía alzarla ni tenerla porque no se lo permitían.

En esos primeros días posparto, cuando hacía los “pases” con los clientes, le chorreaba la leche de los senos, ya que no podía amamantar a su niña. Por ello, la llevaron al Hospital de Urgencias, donde la registraron con otro nombre y le colocaron unos inyectables para detener la producción de leche. Esto le generaba fiebre, pero igual la obligaban a prostituirse.

Recién en 2006, cuando el “Gordo” estaba de viaje, todas las jóvenes fueron trasladadas a la casa de él, donde había un festejo regado en alcohol y drogas. Aprovechó el jolgorio para buscar a su hija y el DNI e intentar escapar.

Mientras estuvo en los prostíbulos del “Gordo” se hizo adicta al Rivotril, un ansiolítico.

En la misma manzana. Este es uno de los tantos testimonios que figuran en la causa por trata de personas contra un hombre y una mujer acusados de haber administrado y regenteado un prostíbulo en la calle Santiago del Estero 323, en el Centro de la ciudad de Córdoba (en la misma manzana en la que funciona la base de la Guardia de Infantería, a metros del Hospital de Urgencias).

El caso comenzó a ser juzgado el martes de la semana pasada en el Tribunal Oral Federal Nº 2, y la segunda audiencia se desarrolló ayer. La causa fue instruida, en un principio, por la fiscalía provincial de Distrito 3 Turno 3, a cargo de Eve Flores, tras allanar el local en 2010.

Según la acusación, uno de los imputados, Edgardo Darío Novello (50, alias “Gordo”), junto a una mujer paraguaya (38 años, su identidad no se difunde porque su hija se encuentra entre las víctimas), entre 2004 y 2010, diagramó una red para buscar adolescentes y jóvenes paraguayas, que eran reclutadas en Encarnación, Paraguay, y llevadas a la ciudad de Córdoba para ser explotadas en el prostíbulo.

De acuerdo a la pesquisa liderada por la fiscal Flores, Novello aparentemente fijaba las tarifas en el prostíbulo y se quedaba con la mitad de cada “pase”. De la otra parte, que les correspondía a las jóvenes, les descontaba importes en concepto de comida, ropa, preservativos y medicamentos.

Al recopilar más pruebas y testimonios, a fines de 2010, la fiscal giró la causa a la Justicia Federal, por entender que había delitos provinciales (promoción y facilitación de la prostitución de menores agravada) y federales (trata de menores agravada y delitos migratorios). Luego de que en 2012 la Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificará el criterio de Flores, la fiscal federal Nº 3, Graciela López de Filoñuk, elevó el caso a juicio.

En la primera audiencia del juicio, Novello y su expareja se acusaron mutuamente y alegaron, cada uno por su parte, ser inocentes. En la instrucción de la causa figuran testimonios en el que acusan al hombre de ser muy violento, de haber rociado a la mujer con querosén y haberla golpeado con un palo.

Publicado el viernes 10 de mayo de 2013 en el diario La Voz del Interior, Córdoba, Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s