Espionaje: Policía sancionado por sobrefacturación de adicionales


Durante 16 días hábiles, realizaba turnos de 12 horas diarias. Este horario se superponía con el de su trabajo en la fuerza. 

Por Juan Federico

El escándalo por el presunto espionaje ilegal en la Jefatura de Policía de la Provincia tuvo un coletazo que deja al descubierto otra grave irregularidad en el interior de la fuerza.Uno de los efectivos procesados por la Justicia federal, sospechado de falsificar oficios judiciales para obtener de manera ilegal sábanas telefónicas de particulares, acaba de ser separado de la institución luego de que se detectara que cobró una insólita suma por una cantidad desmedida de servicios adicionales.

Se remitió actuación para que investigue una fiscalía del fuero Anticorrupción, ya que se presume que pudo haberse cometido el delito de “defraudación a la administración pública”. También se abrió sumario interno a los responsables de que esta anomalía no haya sido detectada a tiempo.

El ahora removido de su cargo es el suboficial mayor Rubén Adrián López, quien junto al comisario mayor Ariel Ávila están procesados por el Juzgado federal N° 3 de la ciudad de Córdoba, acusados de “falsedad ideológica”. Se trata de una causa que comenzó en noviembre de 2009, cuando el jefe de la fuerza era Alejo Paredes, y que incluyó un allanamiento en la Jefatura de Policía. Ávila y López revestían en ese entonces en la División de Análisis e Investigación en las Comunicaciones (Daic). En concreto, se los acusó de adulterar oficios y falsificar otros para espiar de manera ilegal los llamados de personas y empresas, a través de las sábanas telefónicas.

Los investigadores policiales no pueden intervenir teléfonos de manera directa. Sólo pueden hacerlo con orden judicial a través de la Secretaría de Inteligencia del Estado (ex-Side), por lo que se han especializado en realizar seguimientos a partir de sábanas telefónicas, en las que figuran todas las llamadas entrantes y salientes, además de las antenas que las captaron. Así, un efectivo bien entrenado es capaz de establecer cuáles son los contactos más frecuentes de la persona investigada, además de rastrear, a partir de las antenas, sus movimientos.

Informe

El 11 de mayo último, se publicó un informe en el que se dio cuenta de cómo era la presunta maniobra que realizaban los efectivos, además de trazar un panorama de cuál era el objetivo que habrían perseguido.

Pese a que fueron imputados y en marzo último procesados, la Justicia federal jamás investigó para qué y para quiénes se realizaba el presunto delito.

En esa publicación, se advirtió que, aunque se trataba de una causa que lleva más de cuatro años, jamás los dos policías investigados habían sido apartados de la fuerza e incluso fueron ascendidos en ese tiempo.

Tras la nota, desde Jefatura se informó que ambos quedaron licenciados. Días después, un informante hizo llegar a este diario tres planillas de servicios adicionales en las que figuraba López, correspondientes a marzo, abril y mayo de este año. Se trata de los servicios 27083/00, según el registro interno, del área de Violencia Familiar de Tribunales I de la capital provincial.

Lo insólito es que López era lejos el policía que más servicios tenía asignados. En marzo, cubría 20 días del mes (todos hábiles) de 7 a 15, y también figuraba en un contraturno de 15 a 19, en 16 de esos días. En abril, directamente cubría ambos turnos en 21 días hábiles.

Esta información fue contrastada en Jefatura de Policía. El jefe de la fuerza, Julio César Suárez, se sorprendió al leer estos números y ordenó un sumario interno. Si López realizaba todos estas adicionales, ¿en qué momento iba a trabajar a la división Explosivos, donde hoy está asignado? Porque en 21 días hábiles hacía adicionales durante 12 horas, desde las 7 de la mañana hasta las 19.

La otra duda que surge es quién lo autorizó a realizar tantos adicionales cuando la normativa interna manda que el máximo sea de 10 por mes (de ocho horas), con la posibilidad de que se estiren a 15 si existe una autorización especial, según explicó el jefe policial.

En total, sólo por servicios adicionales, López percibía más de 10 mil pesos mensuales. A esto se le agrega el sueldo en la división Explosivos, donde realizaba tareas de planillas de guardia (no cobraba aún el plus que tiene esta área de la fuerza). A esa área había sido trasladado tras el allanamiento en Jefatura en 2009.

Ante esta anomalía, el jefe de Policía ordenó el inmediato pase a situación pasiva del suboficial mayor López, y se le inició un sumario administrativo en el Tribunal de Conducta Policial.

Al mismo tiempo, se abrió una causa de oficio en la Fiscalía Anticorrupción de turno para que se investigue el presunto delito de “defraudación a la administración pública”.

El trasfondo aún oculto de las llamadas investigadas (subnota)

Según la investigación, los policías pedían a las empresas telefónicas que enviaran las respuestas a un correo electrónico de acceso secreto.

Según se lee en el procesamiento dictado por el Juzgado Federal N° 3 de la ciudad de Córdoba el 17 de marzo último, Ávila y López habrían enviado por fax 48 pedidos de informes sobre personas o números a las empresas telefónicas, al parecer mintiendo que tenían oficios judiciales que los respaldaban.

Además, figuran en la causa 14 hechos en que los policías enviaban por fax falsas copias de oficios judiciales que en realidad no existían. Según la hipótesis judicial, buscaban hacerse de sábanas telefónicas de particulares y de empresas que no eran investigadas formalmente.

El juez Alejandro Sánchez Freytes los procesó por “falsedad ideológica”. La fiscal Graciela López de Filoñuk también los había imputado del supuesto delito de “falsificación de instrumento público”, pero fueron sobreseídos porque el juez consideró que la descripción de los hechos no es compatible con ese tipo penal. Se trata de una discusión legal, ya que para el juez no intervenían sobre ningún oficio, sino que los creaban ellos de manera apócrifa. Ante esto, el expediente ahora está en la Cámara Federal de Apelaciones, ya que la fiscal se opuso a los sobreseimientos.

En tanto, los abogados defensores de Ávila y López, Justiniano Martínez y Cafure, también apelaron, en este caso los procesamientos, por lo que ahora es clave una definición veloz de la Cámara de Apelaciones para que la investigación pueda avanzar.

Según fuentes del Juzgado federal, en la causa se ha indagado sólo en la comisión de los delitos de falsificación ideológica, ya que se sospecha que los policías habrían utilizado firmas y sellos apócrifos de funcionarios judiciales federales. No se avanzó en otras figuras penales porque no se ha investigado para quién ni para qué los policías habrían realizado semejante maniobra. Tampoco si hubo más personas involucradas, algo que ya dejó de ser un rumor en la Policía para convertirse en una aseveración. “El trasfondo, lo que pudieron haber conseguido a través de este delito, no se ventila en esta causa, porque podría ser de competencia provincial, ya que se trata de otro delito”, se explicó.

En tanto, desde el Tribunal de Conducta Policial se ha respondido en diferentes oportunidades que Ávila y López no fueron pasados a situación pasiva por este caso, porque desde la Justicia federal nunca se les envió copias de las actuaciones; sólo un oficio comunicando las imputaciones y procesamientos.

Al respecto, desde el Juzgado federal se indicó que el 19 de mayo pasado se le envió un oficio comunicando que estaban procesados. Y se aclaró que jamás le fue requerida una copia de la resolución. En la misma línea, se agregó que durante estos cuatro años que lleva la investigación se enviaron “un montón” de oficios a la Policía para citar a los imputados, además de otros pedidos de informes relevantes para el caso.

Entre otras medidas, fueron secuestradas y peritadas las computadoras y los elementos electrónicos que se encontraron durante el allanamiento de 2009 ejecutado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria, en los escritorios de Ávila y López.

Publicado por el diario La Voz del Interior, Córdoba, Argentina, el lunes 2 de junio de 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s