Archivo de la categoría: Chile

“La prevención de las adicciones debe comenzar desde la niñez”

Francisca Florenzano Valdez, la exdirectora del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol de Chile apunta a la necesidad de destinar recursos para una política integral.

Por Juan Federico

“La prevención de las adicciones debe comenzar desde la niñez. Históricamente, estuvo enfocada en decir que no porque la droga es mala, pero lo que hay que buscar es formar al niño para la vida, para que pueda tomar decisiones más allá de la droga. Toda perspectiva tiene que enfocarse en formar a una persona que pueda ser responsable”.

Así comenzó a responder Francisca Florenzano Valdez, especialista en adicciones, quien estuvo de visita en Córdoba para participar de una conferencia organizada por la Fundación Córdoba Mejora.

Florenzano, quien es socióloga, tiene en sus espaldas una vasta trayectoria en políticas públicas para intentar contrarrestar el consumo problemático de sustancias. Durante toda la gestión del expresidente de Chile Sebastián Piñera, fue directora del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol. Sigue leyendo

Córdoba, clave en el mapa del tráfico de cocaína

¿Qué lugar ocupa la provincia en el engranaje nacional y trasnacional de la droga?. “Infierno blanco”, la causa que dejó al descubierto el circuito cordobés.

Por Juan Federico

“Infierno blanco”. El calor intenso del jueves 19 de noviembre de 2009 ponía en jaque el temple de los gendarmes. Camuflados, esperaban desde hacía días al camión Ford F 350 chapa XEL698 que llevaba un circuito zigzagueante. La investigación había comenzado mucho antes. Se trataba de la pista del “clan Ferrey­ra”, una de las familias salteñas sindicadas de manejar el tráfico de cocaína y pasta base desde Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) hacia la Argentina.

Línea de la pesquisa que tenía a un cordobés de Capilla del Monte como un engranaje clave: el transportista. Se trataba de Alejandro Víctor Sarmiento, con otras investigaciones por narcotráfico sobre sus espaldas (en 2003 fue condenado por la Justicia Federal cordobesa).

El vuelo rasante de la avioneta clandestina, acostumbrada a despegar de noche, ya había pasado sobre una estancia ubicada en las afuera de Taco Pozo, Chaco, en un paraje desolado y de acceso enmarañado. El lugar no había 
sido elegido al azar: su prin­­cipal vía de comunicación es la ruta nacional 16, que se bifurca hacia el noroeste hasta la provincia de Salta, y al sudeste en dirección a Monte Quemado (Santiago del Estero) y Resistencia. Un punto clave para salir rápido de allí, con diferentes vías de escape. Sigue leyendo

Córdoba, nudo clave del tráfico a Chile

Otra vez, detectaron una banda que llevaba 100 kilos de marihuana paraguaya hacia el país trasandino. Hay cinco personas apresadas.

Por Juan Federico

“Corredor Verde”. Paraguay, Corrientes, Santiago del Estero, Córdoba, Mendoza y Chile. Luego, tal vez Europa. Esa es la ruta que durante 58 días los efectivos cordobeses de Lucha Contra el Narcotráfico dibujaron una y otra vez en un pizarrón en el que iban anotando todos los movimientos de la banda que investigaban.

Narcotraficantes paraguayos y argentinos fueron detenidos en las últimas horas cuando pretendían viajar por el país con cerca de 100 kilos de marihuana compactada, siguiendo la ruta que solían recorrer cada vez que traficaban, y que los investigadores ya han denominado “Corredor Verde”. Sigue leyendo

Tierra Amarilla, un pueblo con una mina debajo

Ubicado a unos 10 minutos de Copiapó, debajo de esta localidad se explota un yacimiento de nueve kilómetros. La dinamita sacude todos los días a los vecinos, que están rodeados de otros emprendimientos. El aire, viciado por los químicos, provoca enfermedades.

Por Juan Federico

Copiapó (Chile). Los platos y las tazas tiemblan, el té que los chilenos disfrutan todas las tardes hace pequeñas olas, pero Loreto Campbell sigue dialogando como si nada pasara, en el comedor de su casa de Tierra Amarilla, pueblo ubicado unos 10 minutos al este de Copiapó, en la zona del desierto de Atacama.

“Acá tiembla todo el tiempo, nosotros ya estamos acostumbrados, son las explosiones en las minas”, apunta la mujer, embarazada de siete meses, y que estuvo todos los días en la mina San José junto a las familias de los tres mineros del pueblo (Víctor Zamora, Jorge Galleguillos y Carlos Barrios) que sobrevivieron tras estar sepultados durante 69 días.

La mujer conoce de sobra este pueblo de unos nueve mil habitantes, una localidad de casas sencillas y coloridas, que combinan la madera, los ladrillos y mucha reja en sus ingresos. Allí, al igual que Copiapó, la gran mayoría de los vecinos es familiar de algún minero. Y no es una casualidad: Tierra Amarilla está rodeada de minas.

A dos cuadras de la casa de Loreto, ubicada en uno de los lugares más poblados, está el ingreso de la mina Minz Santo, de la empresa La Candelaria, un impresionante emprendimiento de extracción subterránea (similar a la mina en la que quedaron atrapados los 33 mineros) que tiene una particularidad: los obreros perforan y extraen rocas en enormes túneles abiertos debajo del pueblo. Sí, a 500 metros de profundidad de Tierra Amarilla a toda hora hay un ejército de mineros extrayendo cobre, material que representa más del 50 por ciento de las exportaciones de Chile. Sigue leyendo

El héroe anónimo del histórico rescate, al que nadie reconoce

Por Juan Federico

Aunque de los 33 mineros son muchos los que han optado por el vértigo de la fama, otros, como el ex futbolista Franklin Lobos, eligieron recluirse en la tranquilidad de la familia. Franklin habló pocas veces con la prensa –nunca cobró– y sólo para poner en claro que lo que había ocurrido se trataba de un “accidente laboral” y no una historia de héroes.

Pero en el rescate hubo otras personas, fundamentales en el proceso, que ni siquiera pudieron elegir si hablaban o no con los medios, relegados por la historia. Uno de ellos es Nelson Flores (38), un personaje clave y aún anónimo de esta gesta. La Voz del Interior fue el primer medio en hablar con él, en su humilde y prolija casa de Tierra Amarilla, comuna ubicada en las afueras de Copiapó.

Flores no disimuló estar dolido. Ni el gobierno chileno, ni los mineros rescatados se acordaron de él en el frenesí tras el operativo rescate “San Lorenzo”. Y eso que tuvo mucho que ver para que hoy los 33 se codeen con la fama. Sigue leyendo

Del infierno a las 4 X 4

Tras el histórico rescate de los 33 mineros que estuvieron enterrados durante 69 días, sus vidas han dado un giro de 180 grados. Pasan sus días entre viajes, entrevistas, concesionarias y peleas.

Por Juan Federico

“Ahora mi vida es diferente a la que tenía el 5 de agosto; viajamos mucho, he visitado Estados Unidos, Alemania y Suecia, hay pedidos de entrevistas, la gente nos saluda en la calle, son tantas las cosas que nos están sucediendo… antes éramos seres humanos comunes, pero la vida nos dio una mano y ahora somos reconocidos como famosos; es espectacular que la gente nos reciba, nos tienen en las nubes”.

Para Mario Gómez (65), el más veterano del grupo de los 33 mineros que este año conmovieron al mundo tras permanecer 69 días atrapados a más de 700 metros de profundidad en la mina San José, del desierto de Atacama, lo que vino después del rescate que culminó el miércoles 13 de octubre parece un sueño.

Los protagonistas de la historia más impactante de 2010 gozan de otra vida, inversa a la que llevaban cuando la tierra se los tragó. “Acá los vemos a cada rato”, apuntó Nelson, un empleado del aeropuerto de Copiapó. La mayoría de los 33 no ha parado de andar entre aviones y de enfrentar cámaras de televisión.

En los próximos días, tienen invitaciones para ir a España a presenciar un partido de fútbol del Club Barcelona; luego, otro match en Inglaterra, del Manchester United, y el 25 de este mes los esperan en Tierra Santa, Israel, aunque los mineros están revisando sus agendas para ver si van a poder estar en todos los compromisos. Sigue leyendo

Testigos privilegiados de la Historia

Por Juan Federico

Fueron días de un ritmo vertiginoso. El Campamento Esperanza, un monumento a la solidaridad, fue nuestro hogar durante estas jornadas cargadas de emociones, dramatismo y de una alegría difícil pocas veces vista. Cuando llegamos el sábado 9, ya todo había cambiado. La fisonomía y el clima del Esperanza no eran los mismos de un mes atrás cuando junto al fotógrafo Darío Galiano llegamos lo visitamos por primera vez. Sigue leyendo

Para los rescatistas fue como ir al supermercado

Por Juan Federico

“Ojalá nunca más pase esto que pasó aquí. Ojalá nos sirva de experiencia, y que las cosas en la minería chilena sean diferentes”. Estas fueron las palabras con las que ayer a la madrugada el minero Manuel González se dirigió al presidente Sebastián Piñera, que lo esperaba al lado del túnel luego de que la cápsula Fénix 2 realizara el último ascenso. El inédito rescate, que no conoce de antecedentes en todo el mundo, acababa de terminar en los primeros minutos del jueves 14 y el mandatario trasandino se disponía a poner una tapa en la boca del ducto.

Arriba, en el sector destinado para la prensa, otro de los rescatistas, Pedro Rivero, compartía algunas de sus sensaciones con La Voz del Interior. Pedro aún no podía determinar cuánto tiempo estuvo en las profundidades de la tierra: “No tengo idea de que hora es”. Fue el sexto de los hombres de rescate que descendió y el segundo de ellos en volver a la superficie. “Fue un grupo de mil rescatistas porque todos los que están acá, en el campamento, participaron”, agregó. Dijo que el descenso por la Fénix 2 fue muy tranquilo, ya que no hubo inclinaciones ni nada que lo alterara. “Tenía un cable para soportar 50 mil toneladas y sólo llevaba 400 kilos, así que no hubo inconvenientes”, explicó. Sigue leyendo

Inflación “minera”

Copiapó, que ciudad cabecera de la Tercera Región de Chile, al norte del país, alberga a casi 170.000 habitantes. Se estima que el 70 por ciento de ellos dependen de manera directa o indirecta del motor económico de la actividad minera -en la región se calcula que hay alrededor de 900 minas de cobre y oro-. Pero en los últimos días, fueron muchos más aún los que se aprovecharon de esta actividad, aumentando los precios de manera desproporcionada ante la llegada masiva de periodistas extranjeros -en el Campamento Esperanza se acreditaron reporteros de 39 países-.

Los hoteles, que encarecieron sus tarifas, colapsaron, bares y restaurantes trabajaron con mesas llenas desde fines de la semana pasada (en promedio, por persona una comida puede salir cerca de 20 mil pesos chilenos -40 dólares-) y los módems de Internet inalámbrica se vendieron a un ritmo nunca visto en Copiapó. Los periodistas extranjeros que los compraban no tenían más remedio que pagar no menos de 20 mil pesos chilenos (40 dólares), ya que había precios mensuales, pese a que la necesidad de su uso iba a ser de unos días. En el aeropuerto los aviones llegaban atiborrados, y ya desde la semana anterior al rescate no había más lugares disponibles.

Otros que se aprovecharon de sobremanera del “boom” del rescate fueron los taxistas: para desandar los 40 kilómetros que separan Copiapó de la mina San José, la tarifa trepó a un piso de 40 mil pesos chilenos, es decir, 80 dólares sólo para ir a la mina. Taxistas ofrecían servicios de tiempo completo a una tarifa varias veces superior. La otra alternativa, alquilar automóviles, también se agotó pronto, pese a que los precios otra vez se habían ido por las nubes.

El Esperanza será un memorial

Por Juan Federico

En otra jornada donde la emotiva historia de los 33 mineros atrapados durante 69 días a 700 metros de profundidad continuó despertando la atención mundial, el presidente chileno Sebastián Piñera (que prosiguió con un raid mediático iniciado el fin de semana) anunció que el campamento Esperanza, donde los familiares de los obreros esperaron que se terminara la odisea, se convertirá en un memorial. “No vamos a hacerlo un santuario, porque a los santos lo define la Iglesia, pero sí un memorial. Los chilenos tenemos que definir qué vamos a hacer con la cápsula, ya que tiene que ver con la historia, al igual que el mensaje en el que nos decían que estaban todos bien en el refugio; se trata de un patrimonio que tiene que ver con todo el mundo”, refirió Piñera en una conferencia de prensa que brindó ayer a la mañana en el Hospital Regional de Copiapó, donde fue a visitar a los mineros. Sigue leyendo

Piñera, responsable de la avería de la cápsula

Por Juan Federico

El presidente chileno Sebastián Piñera tuvo una presencia más que activa en la fase final del rescate de los 33 mineros atrapados. El martes, a horas de descender por el túnel el primero de los rescatistas mineros, Piñera dio una conferencia de prensa ante los médicos de todo el mundo, en el que una vez más no se refirió al caso como un accidente laboral. Recién abarcó el problema de la falta de controles en la actividad minera cuando los periodistas se lo consultaron. Sigue leyendo

Están bien en la superficie, los 33

Por Juan Federico

Cuando los seis rescatistas que estaban con él en las profundidades de la montaña de la mina San José, en medio del desierto de Atacama, le cerraron la puerta de la cápsula Fénix 2, Luis Alberto Urúza Iribarren (53) respiró satisfecho. Como buen jefe de turno, se mantuvo en el estómago del cerro hasta que subieran sus 32 compañeros de una odisea sin antecedentes en todo el mundo. Cuando Ariel Ticona abrazó a su mujer -que acaba de ser mamá por primera vez- Urzúa ya sabía que su tarea había sido cumplida.

Tras ser acomodado en la cáspsula, comenzó el último ascenso de la fase final de la operación de rescate San Lorenzo, bautizada así en honor al patrono de los mineros. Mientras Urzúa desandaba el túnel de 622 metros, los ingenieros y rescatistas apostados en la superficie cantaban: “Vamos, vamos chilenos, que esta noche los tenemos que sacar”.

A las 21.55 se escribía la última página de esta epopeya. Urzúa se desenganchó del arnés, le abrieron la puerta de la cápsula y recibió un abrazo tras otro de los rescatistas. En sus hombros llevaba la bandera de Chile, a la que se aferraba a cada paso. Fue recibido por el presidente Sebastián Piñera, que también le abrió los brazos. “Espero que nunca más pasemos por esto”, fue lo primero que el jefe de turno le dijo al mandatario. Sigue leyendo

El día en que sólo hubo felicidad en el campamento Esperanza

Por Juan Federico

“Mi hermano me dio una lección, me dijo que estuviera tranquila, que estaba todo bien, que él sólo acababa de terminar su ‘turno'”. María Luz Herrera es la hermano de Daniel, uno de los 33 mineros rescatados. Está a punto de ser las 19 del histórico miércoles 13 de octubre y la mujer sólo quiere sentarse al lado de su madre, Alicia, debajo de toldo que las cobijó desde el 27 de agosto.

En el Campamento Esperanza se respira que aquel turno de trabajo de 12 horas que comenzó la mañana del jueves 5 de agosto, al fin está culminando. “Está mejor que cuando entró”, compara la mujer para describir lo bien que lo vio al salir de la cápsula. Hoy comienzan regresar a casa. Sigue leyendo

Florencio, el primer nombre del milagro

El operario de apellido Ávalos abrió el exitoso rescate a bordo de la cápsula Fénix II, en los primeros minutos de hoy.

Por Juan Federico

El sonoro llanto de su pequeño hijo, Bairon, hizo más dramática aún la salida de Florencio Ávalos, el primero de los 33 mineros que salió de las entrañas de la tierra en los primeros minutos de hoy.

Habían pasado 10 minutos de la medianoche, cuando el niño soltó a su madre Mónica, dejó al presidente chileno Sebastián Piñera a un costado y corrió a abrazarse con su papá tras 69 días.

Fue el epílogo de 58 minutos que quedarán en la historia de un rescate que no conoce antecedentes en todo el mundo.

Tras chequear en varias oportunidades las cápsulas previstas para devolver a los mineros a la superficie, los rescatistas decidieron a las 23.08 de ayer dar por iniciada la última fase de este fenomenal proceso que anoche mantenía en vilo a espectadores de todo el mundo.

Al rescatista minero Manuel González, de la empresa estatal Codelco, le encargaron la misión de coordinar desde el interior del cerro la resurrección de los 33 mineros.

A las 23.19 la cápsula Fénix 2 comenzó a descender por el estrecho túnel. Quince minutos después, los obreros atrapados volvieron a tener contacto con una persona ajena a ellos tras 68 días. Al llegar, los mineros, en pantalones cortos y la mayoría de ellos sin remeras, parecieron mirar con algo de desconfianza a González. La sensación se disipo de inmediato, cuando el rescatista alistó a Ávalos con el traje especial para evitar las humedades, casco y arnés. Sigue leyendo

Cronología del rescate más largo y complejo de la historia

5 de agosto. A las 14, un derrumbe a 400 metros de profundidad en la mina San José deja a 33 mineros atrapados.

6 de agosto. El ministro de Minería, Laurence Golborne, suspende una gira a Ecuador y viaja a la mina, a 800 kilómetros de Santiago de Chile.

7 de agosto. Segundo derrumbe en menos de 48 horas bloquea la chimenea -sin escalera- por la que se pensaba rezliar el rescate.

8 de agosto. Con las vías de acceso taponadas, comienzas a enviar sondas a la mina. Comienzan las labores para establecer un primer contacto a través de una sonda con los mineros, tras el fracaso del rescate directo por el túnel del yacimiento.

12 de agosto. A una semana del derrumbe, el ministro Golborne dice que las posibilidades de encontrar con vida a los mineros son bajas.

22 de agosto. La sona “la mano de Dios” logra hacer contacto en el refugio, luego de varios intentos. Emoción en la mina San José.

24 de agosto. Piñera promete que estarán fuera de la mina antes de Navidad, y se presume que el rescate será largo.

26 de agosto. Se difunde un video de 45 minutos grabado por los mineros atrapados.

29 de agosto. Familiares y mineros sostienen la primera videoconferencia.

31 de agosto. Comienza el Plan A.

1 de setiembre. Alejandro Bohn, propietario de la mina, pide disculpas pero no asume responsabilidades.

5 de septiembre. Comienza el Plan B.

14 de septiembre. Nace Esperanza, hija del minero Ariel Ticona.

18 de septiembre. Mineros celebran Bicentenario chileno.

19 de septiembre. Comienza el Plan C.

9 de octubre. La perforadora T-130 llega y rompe por segunda vez el taller mecánico cercano al refugio donde están los trabajadores. Listo el túnel.

12 de octubre. Empezó el rescate.

13 de octubre. A las 0.10 Florencio Ávila se abraza, en la superficie, con us hijo Bairon.

La otra “mano de Dios”

Por Juan Federico

Cuando el martes a la mañana los rescatistas desmantelaron la máquina Schramm T-130 -la perforadora que llegó al taller mecánico de la mina-, el camión que se la llevaba fue perseguido por un coro de aplausos. El nombre de la máquina, provista por la Compañía Minera Doña Inés de Coolahuasi, figura ahora en decenas de remeras que fueron repartidas entre los familiares de los mineros atrapados, que se refieren a ella como un personaje más dentro del histórico proceso de rescate.

Se trató del Plan B, que comenzó a funcionar el domingo 5 de setiembre -un mes después del derrumbe-, y que utilizó el pequeño ducto por el que había ingresado la sonda “la mano de Dios”, que logró hacer contacto con los mineros el domingo 22 de agosto, fecha en que se conoció el ya famoso: “Estamos bien los 33, en el refugio”. El desesperado escrito hoy forma parte de carteles y remeras. Este ducto llega hacia el taller de máquinas del refugio, a 622 metros de profundidad. Sigue leyendo

La noche más larga en Esperanza

Por Juan Federico

Fue la noche más extensa en los últimos 69 días en el campamento Esperanza, una ciudadela hoy políglota tras la masiva llegada de periodistas de todo el mundo. Ya el lunes al atardecer, luego de que el sol se escondiera detrás del cerro San José, los casi 30° que hace durante el mediodía y la siesta descendieron a un dígito. Las nubes bajaron sobre esta parte del desierto de Atacama y envueltas en las luces de los potentes reflectores que utilizan los rescatistas, dieron al lugar un aspecto lunático.

Ya desde las 19, los familiares de los mineros atrapados regresaron a la rutina de todos los días. Bajaron hacia el sector donde se acopian las ramas secas, detrás del casino donde almuerzan y cenan, y regresaron con la leña indispensable para entibiar la bruma. Alicia Campos, madre de Daniel Herrera, se sentó en el mismo lugar que ocupa desde que se instaló en la mina el pasado lunes 27 de agosto.

Arriba de la parrilla sostenida por piedras, la pava hervida invitaba al mate reparador, mientras los reporteros se acercaban uno tras otro. Para el rescate se habían acreditado 300 medios de 39 países (dos mil personas en total). María Luz Herrera, hija de la mujer, contó que el domingo se recluyó en una carpa a llorar en silencio. “No doy más, quiero que lo saquen, ya no tenemos intimidad”, confió. Sigue leyendo

Inminente final para la odisea de los 33 mineros

Se espera que al filo de la medianoche de hoy comience el histórico rescate que conmueve al mundo entero. Nerviosismo y ansiedad en el campamento Esperanza.

Por Juan Federico

A Alex Vega su mujer sólo lo espera para darle un fuerte abrazo y recordarle lo mucho que lo ama. “Me lo voy a llevar a casa, para que no vuelva más”, dice Jéssica Salgado, la mujer del minero atrapado en el cerro San José, en el desierto de Atacama. Allí lo esperan sus tres hijos, de 15, 6 y 3 años. Richard Villarroel le dijo a su madre, Antonia Godoy, que cambiará de oficio: piensa regresar a su pueblo, junto a su familia y dedicarse a la panadería. “Ningún problema va a tener, él aprende rápido”, se entusiasma Antonia. Lo que vaya a hacer de su vida Daniel Herrera, “es cosa suya”, según, Alicia Campos, la mamá. Ella sólo sabe que ahora se lo lleva a su casa para disfrutar de su compañía.

Darío Arturo Segovia trabaja desde los 13 años dentro de una mina. Ahora, cuenta su hermano Alberto, se dedicará a cumplir el sueño de su vida: tener un carro para vender frutas y verduras en el centro de Copiapó. Víctor Zamora le pidió a Nelly que le cocine una ricas empanadas como sólo su madre lo sabe sabe hacer. Pero deberá esperar, porque la mujer hace rato que dejó la vivienda de Tierra Amarilla a la que sólo volverá con él. “Si no las hago yo, no como empanadas, porque no me gusta cómo las hacen; el secreto es sacar el agua de la cebolla antes de fritarlas, para no repetirla”, enseña Nelly Bugueño. Ella lo único que sabe es que cuando regresen Zamora, Jorge Galleguillos y Carlos Barrios, los tres obreros del pueblo, va a salir a la calle a ofrecer una fiesta “para dar gracias a Dios”. Sigue leyendo

Palabras sepultadas

Juan Federico

“Lo que comenzó como una tragedia está terminando como una bendición”. “No se escatimarán esfuerzos”. “Espero poder compartir el momento con el que soñé tantas veces”. La siesta del sábado comenzaba y los chilenos ya se preparaban para el fin de semana largo, al igual que en Argentina. Por la televisión llegaba la alegría del presidente Sebastián Piñera, que se mostraba satisfecho horas después de que se terminara la perforación en la mina San José. Dijo que quería estar presente en el rescate, por lo que el lunes iba a realizar un viaje relámpago a Ecuador -fue a visitar a su par, Rafael Correa- y esperaba estar este martes en Chile.

Como todo mandatario, sus palabras no fueron fruto de la emoción, sino de un discurso elaborado con sumo cuidado. Al igual que el resto de los funcionarios chilenos que se han puesto a la cabeza de este fenomenal rescate, hay palabras que se evitan. Los mineros son “héroes”, “ejemplos de la Patria”, portadores de un espíritu digno de imitar por el resto de sus compatriotas. Pero poco se oye sobre las causas que los llevaron a estar ya 68 días enterrados a 700 metros de profundidad.

Mientras el presidente hablaba, al campamento llegaba en muletas Gino Cortez, un obrero minero que perdió su pierna izquierda el pasado 3 de julio, cuando una roca enorme se desplomó en una galería de la mina San José. Su drama, que se repite de manera periódica en las  minas de la región, no tuvo títulos de “héroe” ni de “ejemplo de la Patria”. “En la minería se trabaja como en el Edad de Piedra”, nos dijo Cristian Tapias, el alcalde de Vallenas, un municipio minero.

¿Qué lugar reservará la Historia para este rescate sin precedentes? ¿Será sólo un hito o servirá alguna vez para repensar sobre los riesgos evitables a los que se exponen los obreros de esta parte del mundo?

Publicado en el diario La Voz del Interior, Córdoba, Argentina, octubre de 2010.

Los dos meses más largos de 2010

Los familiares de los mineros atrapados cuentan cómo han sido estos 67 días de espera. Revelan que medios ofrecen dinero para entrevistar a los obreros.

Por Juan Federico

Copiapó. Alicia Campos está cansada. De esperar y de atender al enjambre de periodistas que han transformado el campamento Esperanza en una ciudadela políglota. “Todos vienen a preguntar lo mismo, uno tras otro, quieren saber cómo va a ser el día después de mi hijo, pero a eso sólo lo sabe él”, empieza a contar. Alicia es la madre de Daniel Campos (27), unos de los 33 mineros atrapados desde hace 67 días en las profundidades del cerro de la mina San José, en el norte chileno. La mujer ya no quiere dar entrevistas, ni que le saquen fotos. Asegura que nadie quiere escuchar, que todos buscan sólo un par de frases. Por eso, invita a la charla, no a una entrevista. Y tiene mucho que contar.

Dejó su pueblo, ubicado en la sexta región de Chile, a más de mil kilómetros del desierto de Atacama y el lunes 27 de agosto se instaló a vivir en la mina. “En casa dejé a mi hermana y a mis otros hijos, les dije que se las arreglaran, que yo me iba para traer de vuelta a Daniel”, empieza a decir. Nunca perdió la calma ni se suma ahora a la ola mediática de algunos familiares de los obreros sepultados. Sigue leyendo